jueves, 27 de septiembre de 2012

La flor del azafrán puede ser útil en los trastornos obsesivo-compulsivos


Un estudio publicado en la revista "Neuroscience letters" en el que han colaborado las Universidades de Tesalia y de Atenas ambas en Grecia, realizado en ratones, mejora en estos animales los síntomas de los trastornos obsesivo-compulsivos (TOC).
 
El trastorno obsesivo-compulsivo, es un tipo de trastorno por ansiedad crónico que se suele iniciar durante la adolescencia o los primeros años de la etapa adulta y que afecta por igual a hombres y mujeres.
 
En este tipo de trastorno el paciente se encuentra torturado por pensamientos intrusivos, inoportunos y recurrentes (obsesiones), y responde con una acción ritual (compulsión) para controlar la ansiedad que le causan estos pensamientos, dificultándole desarrollar una vida normal.
 
Los temas más habituales de obsesión son la contaminación, la necesidad compulsiva del orden, el lavado de manos frecuente o con características de ritual, y los problemas somáticos.
 
La persona sabe que el comportamiento es excesivo, pero no puede contenerse.
 
Muchas personas presentan alguna tendencia obsesivo-compulsiva; sin embargo, el diagnóstico de TOC se establece cuando estas tendencias interfieren con la actividad cotidiana o causan dificultades importantes.
 
Los investigadores, analizaron el efecto de las crocinas, sustancias que se encuentran presentes entre los componentes activos de la planta Crocus sativus L (azafrán), cuyos componentes han demostrado eficacia en diversos modelos de trastornos psiquiátricos entre los que se incluyen la ansiedad y la depresión.
 
Por ello inicaron estudios en modelos animales con trastorno obsesivo-compulsivo para valorar si podría tener esta planta medicinal alguna eficacia en el control de los síntomas, observándose que mejoraron su comportamiento.
 
Los resultados también indicaron que los efectos de las crocinas en un modelo animal de TOC no puede atribuirse a cambios en la actividad locomotora. Los hallazgos sugieren que los componentes activos de C. sativus L., las crocinas podrían desempeñar un papel en el comportamiento compulsivo a través de una interacción funcional entre crocinas y el sistema serotoninérgico.
 

4 comentarios:

Anónimo dijo...

ojala lo prueben en humanos seria genial

Dr. D. Joaquín Outón Ruiz dijo...

Personalmente lo he probado en tres pacientes con TOC y los resultados fueron positivos en dos de ellos y no funcionó en otro. Esto no es ningún estudio científico, solo un comentario de mi experiencia.

Anónimo dijo...

Hola Dr Outon estoy tomando 175 mg y me está haciendo efecto.Tendria la amabilidad de decirme que cantidad administra a sus pacientes?
Gracias

Dr. D. Joaquín Outón Ruiz dijo...

Perfecto, aunque a veces duplico la dosis en función de los resultados, ya que carece de efectos secundarios.