miércoles, 3 de octubre de 2018

Unas moléculas extraídas de la soja y del aguacate mejoran el cartílago y las lesiones óseas en un modelo experimental de artrosis.


La artrosis, la enfermedad articular más común, tiene un curso evolutivo progresivo e incapacitante, y afecta principalmente a ancianos por lo que se está convirtiendo en un importante problema de salud pública.

Las tratamientos actuales para la artrosis solo proporcionan un alivio paliativo del dolor por lo que existe un interés creciente en localizar tratamientos capaces de reducir la progresión de la enfermedad.

Existe una evidencia creciente de que la fracción insaponificable de los aceites de soja y aguacate mejoran el dolor de los pacientes artrósicos, mediante el equilibrio de los mediadores de la inflamación en el cartílago artrósico, consiguiéndose una mejora de la estructura y calidad de éste.

Aunque se conoce ya gran parte del mecanismo de acción por los que la fracción insaponificable de los aceites de soja y aguacate actúan, quedan aún algunas incógnitas por aclarar, por lo que un grupo de investigadores egipcios evaluaó los efectos de la fracción insaponificable de los aceites de soja y aguacate en un modelo murino de artrosis induciendo una artrosis de rodilla mediante inyecciones de mono-yodoacetato.

Las muestras de cartílago y hueso subcondral, se analizaron mediante microscopía óptica y electrónica y se utilizaron técnicas de inmunohistoquímica para investigar la expresión de la sintasa de óxido nítrico inducible (iNOS), el factor de necrosis tumoral-α (TNF-α), y la metaloproteinasa de matriz-13 (MMP-13).

Los resultados mostraron una atenuación significativa de la degeneración sinovial, cartilaginosa y subcondral. Además, se redujo la expresión de TNF-α y MMP-13 en el cartílago y la expresión de iNOS tanto en cartílago como en hueso subcondral. Estos resultados proporcionan evidencia de las capacidades modificadoras de la estructura de la ASU a través de sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, además de su capacidad para modular la actividad de MMP-13, por lo que este trabajo sugiere que ASU se puede utilizar como un tratamiento potencial modificador de la artrosis.


lunes, 30 de julio de 2018

Una revisión analiza al ciruelo africano como quimioterápico y quimiopreventivo en el cáncer de próstata.


El cáncer de próstata sigue siendo una de las principales causas de muerte en todo el mundo, pues es el cáncer más frecuente y el tercero como causa principal de muerte en hombres en países occidentales detrás del de pulmón y el colorrectal.

Las opciones de tratamiento son limitadas para los pacientes con cáncer de próstata, por lo que un enfoque preventivo y terapéutico basado ​​en compuestos naturales podría desempeñar un papel integral en la lucha contra esta enfermedad.

Existe una evidencia científica que respalda los efectos beneficiosos de diferentes compuestos fitoquímicos derivados de plantas como agentes quimiopreventivos y quimioterapéuticos en varios tipos de cáncer, entre los que se encuentra el cáncer de próstata.

Prunus africana o Pygeum africanum se ha utilizado durante generaciones en la medicina tradicional africana para tratar el cáncer de próstata. Esta revisión examinó las posibles funciones de los fitoquímicos de P. africana, una planta en peligro de extinción en el África subsahariana en la quimioprevención y la quimioterapia del cáncer de próstata.

Los estudios tanto in vitro como in vivo proporcionaron una evidencia farmacológica sólida sobre las actividad frente al cáncer de próstata de estos fitoquímicos derivados de P. africana que gracias a su sinergia de acción han mostrado actividades antiandrogénicas y antiangiogénicas muy potentes teniendo capacidad de destruir células tumorales a través de la vía de la  apoptósis, prevenir la proliferación de células de cáncer de próstata y alterar las vías de señalización que precisan las células de cáncer de próstata para su mantenimiento.

Sin embargo, concluyen los autores que es preciso aún realizar más estudios preclínicos y clínicos que refuercen los datos obtenidos, para avanzar y posiblemente utilizar estos fitoquímicos prometedores en la prevención y la quimioterapia del cáncer de próstata humano.


viernes, 27 de julio de 2018

Un metaanálisis, confirma la eficacia del azafrán en el tratamiento de la depresión leve a moderada.


Los metaanálisis son unas herramientas estadísticas que nos permiten analizar y evaluar la eficacia de un determinado medicamento englobando distintos estudios científicos publicados.

Siguiendo las normas rigurosas para analizar los efectos del extracto de estigmas de azafrán, se incluyeron once ensayos aleatorios se incluyeron en el análisis cualitativo, y nueve se combinaron para el análisis estadístico en los que se valoró el efecto de los estigmas de azafrán tanto sólo comparándolo con un placebo, como frente a fármacos antidepresivos.

Según los datos obtenidos, el azafrán tiene un efecto significativo sobre la gravedad de la depresión y los datos disponibles de ensayos clínicos aleatorizados y controlados respaldan que el azafrán es significativamente más eficaz que el placebo y no inferior a los fármacos antidepresivos analizados.

domingo, 15 de julio de 2018

Melatonina para prevenir el Alzheimer, los infartos y la sarcopenia

Tres estudios diferentes llevados a cabo por investigadores españoles demuestran que la melatonina, una sustancia que produce nuestro organismo de forma natural, y cuya síntesis disminuye con la edad, puede combatir la sarcopenia (pérdida degenerativa de masa muscular y fuerza al envejecer o al llevar una vida sedentaria), el Alzheimer y las secuelas de los infartos.

El primero, publicado en la revista "Journal of Gerontology A Biol Sci" un estudio internacional liderado por científicos de la Universidad de Granada (UGR), demostró que la melatonina ayuda a combatir la pérdida degenerativa de masa muscular que tiene lugar durante el envejecimiento (sarcopenia).

Para ello estudiaron en ratones los cambios en la morfología y función de las mitocondrias mediante técnicas de resonancia magnética y microscopía óptica y electrónica durante el proceso de envejecimiento en ratones desde los 3 hasta los 24 meses de edad, a los que se les administró melatonina.

La administración oral de melatonina conservó la arquitectura muscular normal, el peso, el número de fibras musculares y la actividad de éstas en la vejez. Además estimuló la producción de lactato, evitó el daño mitocondrial, los agregados tubulares y redujo el porcentaje de núcleos apoptóticos en los músculos envejecidos.

En el segundo, otro estudio de participación española junto a científicos de Australia y Brasil, publicado en la revista “Journal of Pineal Research”, mostró que la administración oral de melatonina ejerce un efecto protector a medida que el cerebro envejece, reduciéndose la probabilidad de desarrollar Alzheimer.

Para llegar a esta conclusión se administraron a ratones sanos no transgénicos y ratones transgénicos con enfermedad de Alzheimer (3xTg-AD) de 6 meses con una dosis diaria de 10 mg / kg de melatonina hasta los 12 meses de edad. Como se esperaba, la melatonina revirtió el deterioro cognitivo y los comportamientos de ansiedad y apatía asociados a la demencia y redujo la carga de proteínas amiloide y tau en los ratones transgénicos con enfermedad de Alzheimer. Además se observó en los ratones no transgénicos una mejora de la función cognitiva que se relacionó con un mejor nivel de bienestar.

El estudio demuestra que la melatonina podría tener un efecto protector a medida que el cerebro envejece, reduciendo el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y, en el caso de aquellos que ya están afectados por la enfermedad, protege contra la degeneración de las neuronas.


Finalmente, el tercer y último estudio realizado en humanos y publicado en "American Journal of Cardiology" el equipo del doctor Alberto Domínguez-Rodríguez la administración de melatonina en pacientes infartados, permitió la recuperación del corazón en el 40% de los casos, hecho de importancia relevante ya que no existe en la actualidad ningún medicamento para recuperar las cicatrices que quedan tras un infarto, responsables de la no recuperación de muchos pacientes, pero sí, siempre y cuando se haga antes de las 2 horas y media desde el inicio de los síntomas se aplique intravenosa o intracoronaria y en dosis incluso 10.000 veces mayor que la que sintetiza nuestro organismo.


lunes, 25 de junio de 2018

El ácido elágico, protege frente a la neurodegeneración en la esclerosis múltiple

El ácido elágico es un polifenol, presente en muchas plantas para protegerlas de virus, bacterias, parásitos y luz ultravioleta. En condiciones normales, se encuentra en forma de elagitanino, y en situaciones de estrés se convierte en ácido elágico.

Pues bien, esta molécula presente de forma importante en la granada, fresas, arándanos y frambuesas,  podría producir un efecto neuroprotector en esclerosis múltiple según un estudio en ratones, según se publica en "BBA Molecular and Cell Biology of Lipids".

Para comprobar los efectos, se emplearon  un modelo sw ratas a las que se le indujo una encefalomielitis autoinmune experimental, que es el modelo más utilizado para el estudio de la esclerosis múltiple en el laboratorio.

El equipo de investigadores comprobó como las ratas que alcanzaban la máxima gravedad de la enfermedad presentaban pérdida de peso corporal, reducción de la proteína básica de mielina en la corteza cerebral y disminución de esfingolípidos tanto en la corteza como en la médula espinal.

Sin embargo, las ratas que recibieron ácido elágico en el agua de bebida, experimentaron un retraso del inicio de la fase aguda y una reducción de los signos clínicos. Asimismo, aunque no evitó la pérdida de peso, la administración de ácido elágico sí previno la pérdida de los dos componentes principales de la mielina: la proteína básica de mielina y los esfingolípidos.


viernes, 15 de junio de 2018

La silibinina, un compuesto del cardo mariano, frena las metástasis cerebrales


Uno de los grandes problemas de los pacientes oncológicos es la aparición de metástasis, como son las cerebrales, donde llegan a aparecer en este órgano entre el 10% y el 40% de las metástasis de tumores de otros órganos, lo que empeora el pronóstico de los pacientes.

Por este motivo un equipo de científicos liderados por el doctor Manuel Valiente, jefe del Grupo de Metástasis Cerebral del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) se propuso estudiar en base a ciertos indicios si un compuesto de origen natural extraído del cardo mariano, era capaz de frenar la aparición de estas metástasis, concluyendo que podría ser una nueva alternativa, eficaz y segura, para tratar la metástasis cerebral, independientemente del tumor primario que la generó, cuyos resultados se han publicado en la revista “Nature Medicine”.

En el cerebro, existen unas células llamadas astrocitos, que entre otras funciones, responden ante un daño transformándose en astrocitos reactivos, que se asocian a las metástasis. Además, se produce una activación del gen STAT3, involucrado en procesos de oncogénesis, de manera notable en la subpoblación de astrocitos reactivos que son clave para que se genere un ambiente prometastático. Si se eliminara este gen de los astrocitos reactivos, la probabilidad de metástasis cerebrales, se reduciría.

Tras los buenos resultados obtenidos bloqueando STAT3 con silibinina en ratones, (ver: http://tumedicoteinforma.blogspot.com/2016/03/las-metastasis-cerebrales-en-cancer-de.html ), los autores realizaron un estudio en el que incluyeron 18 pacientes con carcinoma de pulmón y metástasis cerebrales en los que se autorizó el uso compasivo de este fármaco en combinación con el tratamiento estándar. El 75% reaccionó positivamente a nivel de las metástasis cerebrales, tres de ellos (20%) mostraron una respuesta total y 10 (55%) una respuesta parcial. La supervivencia media se situó en 15,5 meses mientras que en el grupo control (formado por los pacientes tratados por esta enfermedad en la misma institución durante 2015-2016) fue de cuatro meses.


domingo, 10 de junio de 2018

El azafrán reduce en adolescentes los síntomas de ansiedad, depresión y fobia social

El azafrán ha demostrado efectos antidepresivos y ansiolíticos en adultos con depresión leve a moderada, pero no se había estudiado si podía mostrar esos efectos en adolescentes, por lo que un equipo de investigadores liderados por científicos de la Universidad Autónoma de Madrid (España),  en colaboración con la Universidad de Murdoch (Australia), se propusieron realizar el primer estudio en adolescentes y comprobar  si la administración de un extracto de azafrán podía ejercer algún efecto sobre el estado de ánimo de los adolescentes de entre 12 y 16 años de edad, cuyos resultados se han publicados en el Journal of Affective Disorders.
80 adolescentes con síntomas de ansiedad o depresivos de leves a moderados iniciaron el estudio de 8 semanas que fue aleatorio, doble ciego y controlado con placebo, de los que 68 lo completaron. A un grupo se les administró comprimidos con placebo y al otro un extracto de azafrán (Affron®, 14 mg dos veces al día ) y se empleó para la evaluación las versiones para jóvenes y padres de la Escala Revisada de Ansiedad y Depresión Infantil (RCADS).
Según los autores, los adolescentes tratados con el extracto mostraron unas mejoras significativas en los principales indicadores de ansiedad, fobia social y depresión.
“El grupo de adolescentes tratados con el extracto mostraron de media un 33% de reducción total de los síntomas, comparado con el 17% de mejora del grupo placebo. Por otro lado, un 37% de los jóvenes experimentaron una reducción significativa de los síntomas, comparado con el 11% de los jóvenes del grupo placebo”, afirman los investigadores.

“Desde la perspectiva de los padres –agregan– se obtuvieron diferencias significativas en la reducción de los síntomas del grupo tratado con el extracto natural, comparando con placebo durante el tiempo de tratamiento: mejoras del 40% y 26%, respectivamente.”